Hakuna Matata…Nada que temer, a un mes de Kenia

 

Había aprendido esta frase cuando era niña viendo el ¨Rey León¨y casi 20 años mas tarde la volvi a escuchar como una frase común al empezar a aprender suahili y mudarme a Kenya, su significado es ¨Sin preocupacion¨, frase ironica para los ojos del extranjero, cuando todo lo que percibes es mas preocupante de lo que imaginabas.

Aunque de niña tuve carencias y crecí en una colonia popular en mi país, nada se comparo a lo que mis ojos veian y yo vivía a diario en este país, la pobreza extrema tocando miseria, camine diariamente entre cloacas, vi a niños jugar y tomar de aguas negras, llegaba a cargar a los niños que estaban a mi cargo en el orfanato que estaban entre ratas  y absolutamente nadie me lo platico.

Instagram y Factbook mostraban a diario lo que me gustaba mostrar, parecía bien un canal mas de turismo donde mostraba los grandes paisajes de Kenia, junto a ese mundo salvaje del reino animal, esos atardeceres que dicen solo África mantiene, esas sonrisas y esos ojos grandes brillantes que los habitantes de estos pueblos tienen; pero mi realidad era otra, decidí partir de voluntaria, cuando había decidido vivir en África me llego la oportunidad de viajar hacia Marruecos o Egipto, pero en mi sentido no daba ese toque Africano que estaba buscando y era muy distante a lo que quería realizar en este continente, hasta que llego Kenia, con varios proyectos decidí tomar uno de cada uno que me dejara un buen sabor de boca, aunque admito que varias veces fue amargo.

Llegue a Kenia a ser voluntaria principalmente en un orfanato ¨Good Samaritan¨, ese lugar obscuro de 3 pisos en obra negra donde 65 niños me recibían colgándose en mi cuello dia a dia, donde agradecía el poco arroz que me alimentaba a diario, donde enseñaba geografía, matemáticas, ciencias, valores pero lo mas importante que ellos me daban una de las mas grandes lecciones de vida.

Se dice que África es un continente que nos necesita, pero hoy yo diría que nosotros somos los que lo necesitamos, la humanidad hoy en dia sufre un gran desequilibrio social y tal pareciera que la lucha de nuestros antepasados por conseguir independencia, abolir la esclavitud, pelear por los derechos, eliminar las injusticias raciales, buscando el equilibrio entre las sociedades fuese en vano, cada dia dedicamos mas a los aparatos electrónicos que nos rodean y se nos olvida como mirar a los ojos, tenemos filtreos electrónicos y nos olvidamos de las caricias, leemos miles de noticias que afectan al mundo, el hambre, los secuestros, los asesinatos, las marchas políticas, las marchas con causa, pero los leemos desde una silla…y seguimos sin hacer nada.

Cuando tenia tiempo de conectarme veía mensajes de personas preguntando como lo estaba logrando? Y otras exclamando  que padre que lo estas haciendo!…y me daba cuenta que o tenemos una fuerte necesidad de quedar bien con las personas o nos falta demasiado valor todavía para hacer cambios en nuestras vidas y es que he aprendido con el estilo de vida que llevo que mi vida es inestable en el sentido de que no pertenezco a un lugar fijo, que me muevo, que busco y lucho por trascender, que tengo claro que debo dejar una pequeña huella en el planeta, pero que me frustro al saber que no he sido capaz de contagiarlo, el viajar me ha dejado experiencias suficientes para plasmarlas en un libro, ahora busco como hacer cambios, no solo el ayudar, si no como crecer, como proyectar a futuro, como levantar pequeños muros en medio de donde nadie cree  y confía que se puede hacer.

África no da lecciones de caridad, esas las dan las televisoras y la gente que cree que depositando $100 hizo su obra de vida, África te enseña a vivir, a concentrarte en lo que buscas y lo que estas destinado a ser, África no enseña solo a valorar el pan y agua de cada dia, te enseña a que jamás debes de doblarte para dejarlos de tener, África no enseña a esquivar los odios raciales, enseña a que las heridas son en el mismo tono en sangre, no te enseña a ser mas humana, te enseña a que tu también eres un extraño y un ¨mzungu¨ entre ellos y que tu persona es la que hará que te acepten como en cualquier otro lado,  no te enseña a ser humilde, te enseña a que un dia tu también necesitaras algún dia de alguien que te comparta un techo, alimento y un abrazo…y con ello hasta el dia de hoy he aprendido que vivir en Canada me mostró que todo en la vida seria un reto, en Nueva York vi lo que quería de la vida, vivir en China me enseño como trabajar para ello y África a que pase lo que pase no debo olvidar que siempre necesitare de otra gente para llegar a donde lo deseo.

 

Esto lo escribí hace casi un mes, justo hoy cuando lo encontraba en mi computadora me daba cuenta que jamás imagine extrañar tanto Kenya, su gente, los mátate, el reggae, los niños, sus calles, la gente bendiciéndote, las rastas, sus dibujos, sus canciones de bienvenida, el ¨i luv ya teacher¨, los chapatis, las calles de soweto y buru buru, el hey mzungu, el agua fría en mi espalda, su felicidad, su locura, los atardeceres, mis niños aprendiendo mi nombre, el dormir con mi mosquito net, sus manos, los bares de mala muerte donde siempre habia alguien dispuesto a conocerte, el que jamas usaba maquillaje y aun asi ligaba, las manos tocando mi cabello y como lo admiraban…mi Corazon si esta en Kenya…

ImagenImagenImagen

One thought on “Hakuna Matata…Nada que temer, a un mes de Kenia

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s